Nuestro Plan

NUESTRO PLAN

En la época presente la humanidad está despertando rápidamente al hecho de que el pensar tiene mucho que ver con la salud y el éxito, aun cuando el COMO y el POR QUE sigue siendo un misterio para la gente en general.

En la Ciencia de la Metafísica, como sucede en todos los demás desarrollos nuevos, tan pronto como el pionero honesto logró alcanzar la verdad

fundamental, por medio del esfuerzo concienzudo de muchos años y por haber obtenido las pruebas irrefutables, entonces el “hipócrita” aparece en el escenario.

El hipócrita es de ese calibre de mentalidad que juzga a todos los demás desde su propio punto de vista y, por lo tanto, considera que cada cosa o sistema nuevos es algo que alguien inventó para engañar a la gente. Puesto que principalmente tiene esta idea en mente, revisa casual o críticamente todas las cosas nuevas, no con la idea de desarrollarlas aún más o para desarrollar mayor bien; sino para indagar cuál es la mejor forma de que él, por medio de fingir y a través de la imitación, pueda convertir ese nuevo descubrimiento en lucro o beneficio propio. Los entendedores y benefactores genuinos de la humanidad nunca trabajan para lucirse ni lo hacen en forma ostentosa. No están en el trabajo para atraer pensadores superficiales con el fin de quitarles dinero. Siempre apelan a la razón y al sentido común de la gente.

El hipócrita es un individuo astuto, aun cuando no es juicioso. Observa agudamente a sus semejantes, no con la idea de beneficiarlos, sino para engañarlos.

La humanidad, como regla, es mentalmente perezosa y carece de autoconfianza. Preferiría seguir a un líder ciego y caer en un engaño o trampa que hacer el esfuerzo mental de descubrir la verdad por ellos mismos a través de la demostración actual.

El hipócrita astuto sabe esto. Conoce que la gente es igual que un rebaño de ovejas y que seguirá al líder sin activar el pensamiento individual, incluso hasta cuando se les lleve a una muerte segura, con tal de que el líder se rodeé con misterio o les prometa obtener mucho por poco. Falsos profetas como éstos conocen que para que ellos tengan éxito, tienen que atraer la atención de la gente. Así que llegan a las ciudades acompañados de una banda de música, o su equivalente, y a la gente le prometen el cielo y la tierra, con poco o ningún esfuerzo de su parte que no sea el de seguir al profeta. Ganan a la gente, por medio de hacerle ofrecimientos o darle alicientes que son imposibles de cumplir y prometen resultados diez veces mayores que los que ofrece el maestro genuino. Por estos signos los conoceréis.

El pionero práctico, honesto, sabe que nadie puede obtener algo por nada. Conoce que la forma segura de lograr el éxito es por medio del esfuerzo incesante. No les promete a los oyentes o lectores un lugar en el cielo por el donativo de un dólar o por comprar un libro de dos dólares.

El Sr. Barnum, fundador de uno de los circos más grandes en Estados Unidos, dijo: “La gente quiere que se le engañe”, y por la forma en que actúa parece que esto es cierto. Ser engañados respecto a “La Ciencia de la Vida” sí es importante. Pudiera significar la vida y felicidad del presente del individuo. Pudiera significar la vida de un hijo adorado. Pudiera significar el sufrimiento innecesario durante toda la vida en este plano para sí mismo o para nuestros seres queridos –la destrucción de un hogar feliz, el corazón deshecho de un padre amoroso y el trabajo físico arduo para la madre y su hijo durante veinte años o más. En algunos casos, significa la pérdida de la dote de alguna viuda con la desesperanza consiguiente que conduce al suicidio o a la tuberculosis.

Esto no es un retrato exagerado de lo que pudiera suceder a raíz de la enseñanza desrazonable del “hipócrita”. De hecho, lo que he afirmado lo he tomado de la experiencia y no es ni la centésima parte de lo que se podría comprobar que sucede en el presente, y que son los resultados de seguir ciegamente la enseñanza metafísica falsa o religiosa.

El hombre o mujer que entra al campo de la metafísica a la ligera y se hace pasar por un entendedor con la intención de obtener posición o ganancia económica, es un hipócrita de tal magnitud que escasamente ese individuo se podría dar cuenta de ello. Pero aun cuando el molino de Dios pulveriza lentamente, es seguro que pulveriza con la justicia exacta, y todos pueden estar absolutamente seguros de que recibirán la recompensa justa por el trabajo que se ha hecho correctamente o por el que se ha hecho erróneamente. En mis veinticinco o más años de experiencia en la metafísica he visto a muchos faquires mentales ir y venir. También he visto hombres con buena educación entrar al campo del sanar con honestidad en su corazón y alcanzar cierto éxito. Pero, tan pronto como una porción de éxito económico entró a su experiencia, cambió al hombre y entonces abandonó el trabajo honesto. ¿Por qué? Porque es más fácil pretender que trabajar realmente. Sin embargo, en poco tiempo el éxito anterior se convirtió en el fracaso, y posteriormente conforme pasaron los años se dedicaron a tramar cosas improductivas y experimentaron una vida infeliz.

En muchas ocasiones he motivado a mis estudiantes a ver la necesidad de trabajar larga y arduamente en su esfuerzo por sanar y enseñar. He observado cómo su esfuerzo honesto les trajo gran resultado, y una buena reputación y la recompensa económica consiguientes. En unos cuantos casos, posteriormente vi a algunos, aprovechar la reputación que habían ganado a duras penas y no hacer mayor esfuerzo por hacer el trabajo justo y, de momento, aparentemente obtener éxito. Pero, puesto que a Dios no se le puede burlar, finalmente se perdió su reputación por haber abusado de ella, y entonces estos sanadores que en un momento dado eran honestos y exitosos se alejaron rápidamente de su esfuerzo honesto y de su buen trabajo anteriores y entraron al campo del hipócrita. El resultado fue que, donde anteriormente había éxito con paz y armonía en el corazón y la mente, ahora hay la inquietud y la discordia que le siguen al autoconocimiento de estar haciendo lo equivocado.

Durante los últimos cinco años, miles de individuos que se han beneficiado por mis escritos y enseñanza, me han solicitado que abra una escuela para enseñar mi método del sanar Mental. Me han ofrecido más que suficientes fondos para construir edificios vistosos y substanciosos, pero yo no quiero que la gente me venga a ver simplemente porque tengo edificios atractivos, porque este trabajo es distinto.

Mi razón principal para no iniciar una escuela o un movimiento organizado, es la siguiente: Una organización de cualquier tipo trae con ella el error de la idea de amo y esclavo, y esto impide el desarrollo individual libre e ilimitado. No se puede tener un líder sin un seguidor. No se pueden hacer estatutos para restringir al deshonesto sin que estos mismos estatutos actúen como una restricción para los honestos en su propio desarrollo. En un trabajo netamente metafísico, no puede haber ninguna ley que no sea la ley de Dios, a saber: honestidad, justicia y bondad. Aquellos que no desean ser gobernados por esta ley no tienen ningún lugar en el trabajo de la salvación universal, y descubren en forma automática que están fuera de los límites del bien universal.

Un metafísico verdadero nunca es un líder, sino siempre es un guía verdadero. Un líder ordena. Un guía sugiere o señala el camino, dándole a cada individuo libre albedrío para seguir el camino que se le señala o cualquier otro.

He trabajado prolongadamente y le he dado mucho pensamiento a este tema, y siempre he mantenido en mente los derechos de mis estudiantes cuando considero los míos. Finalmente, he llegado al entendimiento completo de que el camino correcto no es a través de la creencia, las sectas, los cultos, los ismos religiosos ciegos o los estatutos de iglesia, sino que la única forma de llevar el bien universal a la gente rápidamente, es por medio de la guía honesta y un plan justo cooperativo.

La palabra “PLAN”, según el diccionario Standard, significa: “Ordenación metódica de los pasos sucesivos necesarios para el logro de algún objeto”. Este folleto tiene la finalidad de familiarizar al mundo con “Nuestro Plan”. En el pasado miles de individuos, durante muchos años, han cooperado de acuerdo con “Nuestro Plan”, obteniendo, mayor éxito en cuanto a salud, riqueza y felicidad. No hay nada a qué unirse. No se solicitan ningunos donativos. El único requisito de la Vida es entender la Ciencia y aplicarla en la vida diaria.

Para ganar un entendimiento práctico de la Ciencia de la Vida, se tiene que proceder en la misma forma en que se procedería para ganar un entendimiento práctico de la música o de las matemáticas.

Lo primero necesario es obtener los libros que tratan y exponen clara y correctamente el tema elegido; lo segundo, es la autoaplicación persistente en estudiar los libros con el fin de autoenseñarse; lo tercero, es comprobar por los resultados correctos obtenidos, por medio de la aplicación directa, que uno ha afianzado el entendimiento de la Ciencia.

La mejor forma y la más rápida es la de contratar a un maestro competente para que explique y dirija los esfuerzos del estudiante y en esta forma guiarlo a la ruta más corta al entendimiento. No esperarías que un profesor de música te proporcionara los libros y te diera la enseñanza gratis; entonces: ¿por qué esperas que quienes están entregados al trabajo más arduo de enseñar la Ciencia de la Vida, te regalen los libros y no te cobren las clases que te dan?

En el presente muchos profetas falsos están traficando con la reputación que ha ganado lo que se ha llegado a conocer como el “Método Walter”. Frecuentemente, recibo cartas afirmando que cierto individuo que yo nunca he visto, se hace pasar por uno de mis estudiantes. También, unos cuantos que yo enseñé, descubrieron que mi método exigía mucho trabajo arduo honesto, y por lo tanto, muchos de ellos se unieron a otras enseñanzas o métodos que prometían dinero más fácilmente, aun cuando los resultados que obtienen para quienes los contratan son casi nulos.

En varios casos investigué y descubrí condiciones que para cualquier individuo honesto parecerían asombrosas. Por ejemplo, un individuo con una oficina muy lujosa en el centro de la ciudad le formula a sus pacientes varias preguntas astutas. Trata de determinar si el paciente asiste a la iglesia de la Ciencia Cristiana o si es seguidor de uno de los así llamados cultos de La Verdad Elevada o si está interesado en el “Método Walter”. Si descubre que el paciente es un científico de iglesia, pretende ser un científico de iglesia. Si el paciente afirma que está leyendo uno de los así llamados cultos de La Verdad Elevada, entonces pretende ser un sanador de ese culto, y si el paciente desea el Método Walter, entonces pretende ser un maestro de la enseñanza de Walter. Es para corregir y extirpar del movimiento Walter fraudes como éstos que he publicado y circulado “Nuestro Plan”. Si tienes alguna duda respecto a cierto maestro o practicante que quieras contratar, escríbeme solicitando información.

Fundamentalmente, si es que tienen algún fundamento real, los varios cultos denominados La Verdad Elevada y la enseñanza del presente de la iglesia de la Ciencia Cristiana (no la enseñanza original de la Sra. Hedí), pudieran no ser muy diferentes. Por lo tanto, no se puede derivar mayor daño de hacerse pasar por un practicante de uno u otro, porque todos esperan pacientemente que algún poder misterioso que se complacen en llamar Dios, Amor Divino, o la Conciencia Cósmica, haga el trabajo. El “Método Walter”, igual que la enseñanza original de la Sra. Eddy, está fundado totalmente en el principio: “Resuelve tu propia salvación ” por medio del pensar correcto, la acción correcta y el sentimiento correcto. Nada menos que esto es el “Método Walter” y el trabajo del maestro consiste en enseñar honestamente en qué consiste el pensamiento, la acción y el sentimiento correctos para que el estudiante o practicante pueda saber cómo aplicarlos y reciba las bendiciones que le siguen al vivir en esta forma tan correcta.

Durante mi búsqueda de la Verdad actual, había momentos en que opinaba que ciertas cosas no eran del todo justas; por ejemplo, sufrir por los pensamientos equivocados a los que se entregaba cierto individuo sin saber, etc. Pero mayor penetración dentro de la metafísica me comprobó que la inteligencia perfecta gobierna el universo con justicia absoluta, y que si nosotros no sufriéramos por el pensamiento equivocado que mantenemos aun cuando no sabemos que es equivocado, nunca sabríamos cuándo estábamos pensando equivocadamente. De aquí la gran necesidad de conocer cómo pensar correctamente.

También debería ser evidente a todos que, si el pensar equivocado produce nuestras enfermedades, podemos llegar a la Verdad por medio de la razón, y así corregir el pensar equivocado responsable de nuestras enfermedades, y llegar a estar libres de ellas. Cuando comprobé que esto era verdad por la aplicación directa, entendí que la razón correcta es la luz de la mente, o el Hijo de Dios, el único Salvador que hay o puede haber, y que el Maestro estaba en lo correcto cuando dijo: “nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo quisiera revelarlo”. Esto significa que nadie puede conocer qué es la razón correcta (el Hijo) sino aquel que tiene entendimiento: y nadie puede conocer quién o qué es el Padre (el entendimiento) sino el Hijo; sólo a través de la razón correcta podemos alcanzar el entendimiento científico o la Inteligencia. Esto aclara los siguientes versículos de Lucas y de Juan.

Lucas 10:21: En aquel mismo punto Jesús manifestó un extraordinario gozo, al impulso del Espíritu Santo, y dijo: Yo te alabo, Padre mío, Señor del cielo y de la tierra, porque has encubierto estas cosas grandes a los sabios y prudentes del siglo, y descubiértolas a los humildes y pequeñuelos. Así es ¡oh Padre! Porque así fue tu soberano beneplácito.

22: El Padre ha puesto en mi mano todas las cosas. Y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo quisiere revelarlo.

23: Y vuelto a sus discípulos, dijo: Bienaventurados los ojos que ven lo que vosotros véis.

24: Pues os aseguro que muchos profetas y reyes desearon ver lo que vosotros véis, y no lo vieron; como también oír las cosas que vosotros oís, y no las oyeron.

San Juan 5:17: Entonces Jesús les dijo: Mi Padre hoy como siempre está obrando incesantemente, y yo ni más ni menos.

18: Mas por esto mismo, con mayor empeño andaban tramando los Judíos el quitarle la vida; porque no solamente violaba el sábado, sino que decía que Dios era Padre suyo, haciéndose igual a Dios. Por lo cual Jesús tomando la palabra, les dijo:

19: En verdad, en verdad os digo, que no puede hacer el Hijo por sí cosa alguna, fuera de lo que viere hacer al Padre; porque todo lo que éste hace, lo hace igualmente el Hijo.

20: Y es que como el Padre ama al Hijo, le comunica todas las cosas que hace; y le manifestará obras mayores que éstas, de suerte que quedéis asombrados.

21: Pues así como el Padre resucita a los muertos, y les da vida: del mismo modo el Hijo da vida a los que quiere.

22. Ni el Padre juzga a nadie, sino que todo el poder de juzgar lo dio al Hijo.

El entendimiento actual de que no hay la muerte resultará en destruir toda la así llamada muerte, y, de la misma manera, la razón correcta puede corregir todas las creencias erróneas; porque no es la Inteligencia (el Padre) quien hace el juicio sino todo juicio se hace por la razón (el Hijo).

Durante muchos años mis estudiantes han estado cooperando conmigo bajo un plan no escrito y, finalmente, hemos desarrollado un plan dentro del cual ya no puede operar el individuo que finge, o el hipócrita, sin que sea detectado; por lo tanto, se va a imprimir este plan y lo pondremos en plena operación de inmediato. Nuestro Plan no tiene ninguna afiliación con alguna iglesia o culto y es del todo no-sectario. A nadie se le ordena o se le solicita dejar cualquier iglesia. No pregonamos destruir una iglesia para construir otra; ni tampoco enseñamos que lo que es malo para ti es bueno para mí. La experiencia ha mostrado que no es parte de la sabiduría quitarle a un cojo sus muletas antes de habérsele sanado y enseñado a pararse y caminar sin ellas. El las desechará por sí mismo, cuando descubra que realmente son un obstáculo en lugar de una ayuda.

Cambiar muletas pudiera inspirar nuevas esperanzas falsas, y de este modo aplazar el día del sanar mental.

Nuestro Plan exige la enseñanza de cuatro cursos distintos: Primero, un Curso Preparatorio. Segundo, un Curso Primario. Tercero, un Curso de Maestros Graduados. Cuarto, un Curso de Post-Grado.

EL CURSO PREPARATORIO

Cada buscador de la Verdad, adulto, que se advoca al estudio de la metafísica (la ciencia de la vida mental), trae con él un gran peso de equipaje inútil bajo la forma de la enseñanza falsa y las creencias erróneas que anteriormente había recibido respecto a Dios y hombre, Causa y efecto. Estas distorsionan su razón y visión mental a tal grado, que ve todas las cosas desde un punto de vista erróneo o netamente material. Tanto esto es verdad, que no importa qué tan sencilla y claramente se le presente la Verdad actual, de todos modos la ve equivocadamente desde su punto de vista distorsionado y, por consiguiente, toma un sentido equivocado de todo lo que lee o se le dice acerca del tema. Por esto Jesús les dijo a las multitudes: ¿Tendréis siempre ojos sin ver, y los oídos sin percibir? (Mar. 8:18).

El Curso Preparatorio de Pláticas Francas ha sido diseñado como un curso de preguntas y respuestas. Por medio de formular preguntas fundamentales, el maestro puede discernir con exactitud, por las respuestas del estudiante, qué sentido o significado ha asumido de su estudio de la serie de “Pláticas Francas” y, por lo tanto, está en la posición de corregir el concepto o punto de vista erróneo del estudiante.

Sería benéfico para todos los estudiantes de la metafísica tomar el Curso Preparatorio, ya que los inicia desde un fundamento seguro y ahorra mucho trabajo correctivo en el autosanar y en el estudio futuro.

El precio mínimo por la enseñanza en clase de este curso es de diez dólares. El precio de la enseñanza privada está en proporción al tiempo que se da.

 

EL CURSO PRIMARIO

Los estudiantes que han recibido el Curso Primario de uno de los maestros honestos que están cooperando, han sido capacitados por ello para hacer el trabajo de sanar, sea por el trabajo netamente mental o a través de enseñar el Curso PREPARATORIO o PRIMARIO a pacientes individuales; mas sin embargo, conforme a nuestro plan cooperativo no tienen privilegio de enseñar en clases. La experiencia nos ha comprobado que permitir que estos estudiantes enseñen en clases es poner en peligro la pureza de la enseñanza y también hacer de ella una mercadería o negociar con ella. A mis propios estudiantes se les dan repasos frecuentemente para darles la oportunidad de corregir cualquier concepto erróneo que pudiera haber entrado en su pensamiento durante la enseñanza de la clase anterior. Yo no repaso en clases a los estudiantes de mis estudiantes y, por lo tanto, si ellos estuvieran trabajando sujetos a una concepción equivocada y tuvieran el privilegio de enseñar en clases, estas concepciones equivocadas serían transmitidas a todos los estudiantes de la clase y por ellos, a sus clases, y así el error crecería.

El Método Walter, o la Escatología la Ciencia de Cristo Práctica, está llegando a ser muy popular debido a los resultados buenos que se han recibido. Debido a este éxito, está atrayendo a muchos individuos de otros cultos que están en el trabajo del sanar tan sólo por ganar dinero. Muchos de éstos solicitan a los estudiantes de la Escatología que les impartan la enseñanza de la clase con el pensamiento en mente de que después de haber tomado el curso, ellos pueden pretender ser maestros del Método Walter y cobrar los cien dólares de inscripción que se acostumbra. Lo único que les interesa es obtener dinero; así hacer una mercadería o negocio de mi enseñanza. Aparentemente no les molesta en lo más mínimo si tienen o no algún entendimiento real de la ciencia subyacente en la metafísica. Puesto que son del tipo de mentalidad astuta, culpan por la carencia de éxito al paciente, a su religión anterior, o al antagonismo de los parientes; o recurren a la concepción equivocada inveterada de que por alguna razón muy buena, Dios, o el Amor Divino, no desea que el paciente se sane.

También hay muchos practicantes honestos que hoy día están insatisfechos con los resultados fluctuantes obtenidos a través de la fe religiosa ciega, y están buscando un método mejor y más seguro. No es difícil distinguir el pensamiento honesto del pensamiento comercializado. El pensador honesto no objeta nuestro plan respecto a que el estudiante empiece desde el principio, a saber; cursar primero el Curso Preparatorio y el Curso Primario; y a continuación comprobar por el trabajo actual logrado que está capacitado para que se le imparta el Curso de Maestros Graduados.

Tan sólo sentarse en la clase y oír las notas de la Clase Primaria o incluso oír que se comenten, no capacita a uno para ser maestro. Uno tiene que poner en aplicación práctica la enseñanza Primaria y por este medio comprobar por los resultados buenos que siguen, que ha oído y entendido correctamente.

Quienes desean ganar tan sólo suficiente entendimiento para hacer el trabajo sanador, únicamente tienen que entrar a la clase Preparatoria y a la clase Primaria, porque en el Curso Primario se enseña claramente la Ciencia de la Armonía Mental.

Quienes desean llegar a ser maestros tienen que mostrar por sus obras que están entrando al trabajo por el bien universal. El Curso de Graduados es el Curso de los Maestros, y hasta esta fecha solamente se puede tomar directamente de mí.

Cuando el estudiante haya recibido el Curso Primario de uno de mis maestros honestos que están cooperando, se debería dejar que transcurra un lapso de tiempo razonable para probar el tipo de mentalidad del individuo; porque el estudiante que no es honesto con el maestro del curso Primario y tampoco en su esfuerzo de sanar, no está preparado para que se le enseñe el Curso de Maestros. Por lo tanto, en circunstancias ordinarias un estudiante que solicita que se le imparta el Curso de Maestros, tiene que ser recomendado por su maestro, y posteriormente pasar un examen escrito impartido por mí antes de que se le acepte asistir al Curso de Maestros Graduados.

El Curso Primario como tal está completo. Proporciona toda la información y entendimiento necesarios para sanar por medio del pensar, actuar y hacer correctos, todo tipo de la así llamada discordia física, y también proporciona todo el entendimiento necesario para una vida feliz, saludable y exitosa en este plano de la existencia.

La inscripción para el Curso de la Clase Primaria es de cien dólares.

La inscripción para la enseñanza privada de la Clase del Curso Primario está en proporción al tiempo que se da.

 

EL CURSO DE MAESTROS GRADUADOS

El Curso de Graduados, o Curso de Maestros capacita al individuo para llegar a ser un maestro de clases en el Curso Preparatorio y el Curso Primario, así como para ser un sanador de las así llamadas enfermedades y resolver problemas económicos. Yo le he impartido el Curso de Maestros a varios centenares de individuos.

La gran mayoría de estos maestros absorbieron el espíritu, así como la palabra, y están haciendo un trabajo cooperativo maravilloso al enseñar y sanar. Unos cuantos que, aparentemente, valorizaron más el dinero que el honor, no absorbieron el espíritu con la letra, porque el espíritu (el entendimiento real –el sentimiento correcto–) no entrará a la conciencia de los impuros ni de los que fingen (hipócritas). Nadie sino los puros de corazón pueden ver (entender) a Dios, el Bien universal que incluye todo. Este tipo de individuos está vendiendo la letra fría de la enseñanza por una bicoca, pero Pablo nos asegura que “la letra mata <es el espíritu que hace íntegro> (2 Cor. 3:6)”. Por lo tanto, el que compra la simple palabra se defrauda a sí mismo.

El Curso de Maestros en la Escatología está completo y proporciona los fundamentos pertenecientes a la Ciencia del Ser, capacitando con ello a un Graduado a enseñar y exponer correctamente el Curso Primario.

En el presente el costo de inscripción para el Curso de Maestros es de trescientos dólares.

 

EL CURSO DE POST GRADO

El Curso de Post-Grado no se puede afianzar por medio de pagar dinero. Se tiene que merecer a través del trabajo cooperativo honesto y se dará gratis y únicamente se proporcionará a los maestros que han mostrado su honestidad, confiabilidad y preparación a través del servicio fiel a nuestro movimiento cooperativo.

El curso del Post-Grado está completo. Las leyes que gobiernan la entrada por medio de la transición consciente al siguiente plano, o estado, como fueron aplicadas por Jesús y los profetas tempraneros son conocidas, y solamente necesitan ser aplicadas correctamente para proporcionar la prueba consciente.

 

SUGERENCIAS BENÉFICAS

Muchos de nuestros maestros están vitalmente interesados en los niños y gente joven y han preparado para ellos una enseñanza de clase muy sencilla. En el debido tiempo, también tendremos para los niños una enseñanza sistematizada como la que ahora tenemos para los adultos.

Cientos de individuos que deseaban un progreso rápido en el entendimiento de la Ciencia de Cristo, y estaban dispuestos a pagar por la instrucción descubrieron un desarrollo maravilloso cuando tomaron un curso de estudio de “La Hoz”, el libro de texto de la Armonía Mental, con alguno de los maestros competentes.

Otros que deseaban entender profundamente las Escrituras Sagradas, toman un curso basado en el Volumen 1 y Volumen 2 de “El Dios Desconocido”. Recuerda que Jesús dijo: “Buscad primero el reino de Dios (el todopoder del pensar correcto), y todo lo demás se os dará por añadidura”.

A los estudiantes del Curso de las Notas Primarias se les permite anotar apuntes copiosos en la clase Primaria para su propia referencia y estudios futuros.

No se le permite a ningún estudiante tomar apuntes del trabajo de clase del Curso de Maestros, pero se le proporcionará al maestro Graduado una serie completa de notas aprobadas del Curso Primario de las cuales enseñar el Curso Primario. Se proporcionan estas notas para mantener la enseñanza uniforme y correcta. La razón por la que no se le permite a los estudiantes tomar apuntes en la clase de maestros es para que esta clase no caiga en manos de los hipócritas. En el presente, algunos que nunca han tomado el Curso de Maestros Graduados pretenden enseñarlo. Incluso hay algunos que pretenden ser estudiantes míos Post Graduados, cuando de hecho hasta hoy día, Sep. 1 de 1929, no le enseñado a nadie el Curso de Post-Grado.

Los faquires no imitan a un sistema pobre; imitan solamente a uno que es bueno. Tampoco las gentes apedrean a quienes consideran estar debajo o detrás de ellos. Por un lado me podría sentir halagado que se me apedree, y por el otro que se esté intentando imitar mi método; más sin embargo, aquí hay algo involucrado que es más importante que la autosatisfacción.

El fanático religioso que no piensa y que apedrea a cierto individuo o método porque no concuerda con los puntos de vista de su iglesia, pudiera ser, sin saberlo, la causa que impida que alguien use el método; cuando si ese individuo hubiera probado el método, le pudiera haber salvado mucho sufrimiento, incluso la así llamada muerte. El individuo que presente un método erróneo como el “Método Walter” pudiera ser la causa desconocida que haga que alguien dependa de ese método falso con el fracaso consecuente, y de este modo causarle el mal al individuo que pensaba que estaba practicando de conformidad con el Método Walter. Además, ese individuo pudiera decirle a los demás que él ya había intentado este “Método”, y que no recibió ningunos resultados buenos; de este modo multiplicando y diseminando la versión y el consejo falsos con la mala experiencia consecuente. En verdad, la paga del hipócrita será muy pesada.

Siempre me he basado en los resultados obtenidos por medio del Método Walter cuando es aplicado correctamente y me propongo continuar basándome en dichos resultados y en ninguna otra cosa. Jesús dijo: “Por sus frutos los conoceréis”. Puesto que este método es una aplicación del sentido común del pensar y hacer correctos, sin apelar en lo más mínimo al misticismo o entusiasmo religioso ciego, tiene que vivir o morir según los resultados prácticos obtenidos. Por lo tanto, yo no propongo que el Método sea falsificado fraudulentamente por los poco juiciosos y que los resultados malos se le atribuyan al Método Walter.

Se ha elaborado y publicado este plan cooperativo del sanar, con la idea en mente de limpiar nuestra casa de los “hipócritas o de los que fingen” para proteger a los que están en el campo del sanar y que desean este Método, y no algún otro bajo este nombre.

La astucia (no la sabiduría) de los que no tienen principios se tiene que reconocer y precaver, por lo tanto, aparecerá una marca de derechos de autor registrada en mis escrituras publicadas. A los maestros que han pasado un examen especial y desean cooperar honestamente con nosotros, se les otorgará un permiso por escrito para que puedan usar esa marca. Como salvaguardia adicional, el permiso para usar mi marca registrada se otorgará únicamente por el término de un año. No tengo la intención de que alguien use esta marca para engañar al público. Quienes por cualquier razón, deciden seguir o enseñar cualquier otro método están en libertad par hacerlo, pero siendo justos para todo el mundo ya no deberían pretender estar enseñando o practicando el Método Walter y, por lo tanto, se les negará usar la marca registrada.

Muchos estudiantes, especialmente después de haberse sanado de alguna enfermedad de larga duración, asisten a la clase con gratitud y honestidad reales en sus corazones y con la intención plena de trabajar únicamente como dicta la justicia y lo que es correcto. Sin embargo, posteriormente, cuando les llega el trabajo arduo, las pruebas y las tribulaciones, no tienen la intrepidez, determinación y entendimiento reales necesarios para sostenerse. Con el tiempo, este tipo de gente elige el camino que parece ser el más fácil, y en lugar de continuar aún más persistentemente la lucha río arriba, se dejan flotar río abajo hacia lo que parece ser el éxito y tranquilidad humanos. La afirmación pertinente de que se requiere de un pez vivo para nadar río arriba, mientras que el pez que ha muerto flotará río abajo, se aplica tanto en el trabajo metafísico real como en cualquier otro trabajo.

No tenemos ninguna organización y ningunos estatutos para estorbar u obstaculizar la libertad de cualquier co-laborador en esta viña de la liberación mental. La honestidad, justicia y bondad son las únicas leyes del reino mental. Todos tienen que vivir a la altura de ellas lo mejor que su habilidad les permite si desean tener éxito en el camino de Cristo.

No hay ninguna excomunión, estigma, ni penalidad impuestas sobre el estudiante que desea leer, estudiar, o seguir algún otro sistema. A todos se les da la libertad completa de conciencia. Como recompensa, cuando el estudiante abandone mi enseñanza por alguna otra, él debería ser justo conmigo y no objetar si decido ya no iluminarlo por ya no darle mayor enseñanza o repasos adicionales, y negarle el privilegio de usar la marca registrada de la Escatología.

En nuestro movimiento no hay lugar para simples creyentes. El principiante, o creyente, se tiene que menear y llegar a ser un entendedor actual o automáticamente descubrirá que está siguiendo el arco iris bajo el color o presentación de un culto, o ismo nuevo. Una vez que el entendimiento actual le llega a un individuo, él entonces conoce lo que Pablo trató de transmitir cuando dijo que el espíritu que está dentro dio testimonio con su espíritu. Desde ese momento en adelante los portones del infierno no podrían predominar para obligar al individuo a abandonar el Método Walter, que no es ni más ni menos que la explicación y aplicación prácticas del método del sanar mental que la Sra. Mary Baker Eddy le dio a la época presente, y el desarrollo adicional de la vida actual como se enseña en la ciencia de las últimas cosas, La Escatología. Es el sistema del Camino, la Verdad, la Vida, enseñado por Jesús, a saber: la destrucción y rectificación de todo el pensar equivocado (la causa falsa de todo el mal humano) por medio del pensar Correcto (la Razón –el Salvador–). A continuación por medio de hacer lo correcto (el Amor activo) desarrollar el entendimiento consciente de los hechos del Ser (la verdad), y vivir en conformidad con ello. Se descubrirá que esto es el único “Camino” al único cielo real (la armonía permanente) que se puede obtener.

 

CONFERENCIAS

Varios de mis estudiantes que son maestros se han desarrollado a sí mismos a través del trabajo activo en el campo del sanar hasta llegar a ser maestros y conferencistas prácticos y benéficos.

Los estudiantes que sienten que una plática práctica acerca del Método Walter sería benéfica para los metafísicos de su localidad, deberían escribir y se les enviará la información correspondiente.

Amigos, hay miles de individuos insatisfechos, que continúan en sus creencias del presente, tan sólo porque no conocen algo mejor.

Si la Escatología no está creciendo en tu localidad, haz el intento de entregarle una copia de “Nuestro Plan” a aquellos que pudieran estar interesados. Mis registros muestran que el maestro que distribuye más literatura, goza mayor éxito.

“Bendito sea el que ve la necesidad de su hermano y la abastece”.

 

WILLIAM W. WALTER

Joomla templates by a4joomla